sábado, octubre 31, 2009

LA PRIMERA GRAN PROTESTA VECINAL

La noche del 28 de octubre de 1969 marcó un hito en la historia reciente del País Vasco, al convertirse en escenario del germen de las movilizaciones vecinales, cuando la democracia era todavía un sueño lejano. El contexto histórico y la crudeza con la que se desarrolló la primera gran protesta ciudadana provocaron que aquella revuelta que explotó en el municipio vizcaíno de Erandio en pleno franquismo haya quedado grabada a fuego en la memoria colectiva. El hartazgo por la grave contaminación atmosférica que llevaban años padeciendo los residentes de una localidad fuertemente industrializada fue la chispa que prendió un enfrentamiento entre la Policía Armada y cientos de vecinos de Erandio, que se atrincheraron en las vías del ferrocarril que unía Bilbao y Plentzia y cortaron la carretera de la Ría. La refriega, que tuvo su continuación al día siguiente en forma de huelga, se saldó con dos muertos y decenas de heridos.

El municipio, que por aquel entonces era un barrio de Bilbao y no un municipio independiente, llevaba años soportando las emisiones contaminantes procedentes de empresas radicadas en la zona, como Remetal, Indumetal, Metalquímica, Olarra S.A. y Dow Unquinesa -perteneciente al grupo estadounidense Dow Chemical- ; pero también sufría los gases procedentes de Altos Hornos y otras compañías siderúrgicas y metalúrgicas situadas en zonas colindantes. "Era un agujero donde llegaba el humo de todas partes. Había días en los que la gente tenía que ir con un pañuelo tapándose la boca y la nariz porque no se podía respirar", rememora Manuel Castrillo, un vecino que participó en las protestas con 19 años y recibió un tiro en la pierna. La situación era tal que, sólo diez años después de estos sucesos, según explica Antxon Olabe, consultor ambiental y ecologista de primera hora, el Consejo de Ministros reconoció el área metropolitana de Bilbao como "zona contaminada", calificación que no se retiró hasta 25 años después.

Buena parte de la población sufría problemas respiratorios y la contaminación era tan intensa que, tal y como recuerdan los vecinos, la ropa tendida en las ventanas adquiría un intenso tono amarillento y hasta las medias de las mujeres se "quemaban" si se acercaban demasiado al área industrial.

Pese al malestar generalizado de la población, las protestas se desataron cuando tomó cuerpo un incipiente movimiento de resistencia contra la dictadura en las zonas industriales. De hecho, sólo un año después las movilizaciones ciudadanas darían un salto cualitativo con el Proceso de Burgos, el juicio sumarísimo montado por el régimen franquista contra 16 miembros de la primera ETA, acusados de participar en los tres asesinatos iniciales de la banda, y que se saldó con otras tantas condenas a muerte, luego conmutadas.

En Erandio ya habían aflorado síntomas de malestar y hartazgo entre los trabajadores y sus familias. De hecho, según cuenta Castrillo, no era la primera vez que las mujeres, muy preocupadas por la salud de sus hijos, acudían a la plaza del pueblo a protestar de forma pacífica, o que los hombres exteriorizaban en las vías del tren su indignación por la falta de medidas contra la contaminación atmosférica que padecían. Pero esa noche, sobre las siete de la tarde, prendió la chispa.

"Se volvió a producir una nueva emanación de gases nocivos, molestos e insalubres en Erandio. La fumada o nube más intensa tuvo media hora de duración. Esta repetición produjo la irritación de un sector del vecindario que, formando grupos, salió a la calle a manifestarse en señal de protesta". Así describe un periódico local de la época el arranque de los sucesos. Los manifestantes se atrincheraron armados con piedras en las vías del tren y en la carretera, interrumpiendo la circulación durante una hora. Entonces se produjo una "nueva intervención de la fuerza pública para serenar los ánimos, y ante la imposibilidad de lograrlo, los agentes de la autoridad, que se vieron prácticamente acorralados y apedreados por los manifestantes, tuvieron que hacer uso de sus armas, para amedrentar a aquéllos e imponer el orden", describe otro diario con la retórica habitual de la época.

Cuatro vecinos y 17 agentes resultaron heridos esa noche. Uno de los civiles era Antón Fernández. Se asomó al balcón de su casa y le alcanzó una bala en el cerebro. Estuvo 15 días en coma en el hospital de Basurto, donde finalmente murió. "Hubo un agente armado custodiándole en la habitación todo el rato", recuerda su hija, Conchi, que entonces tenía 24 años.

Al día siguiente, se sucedieron nuevos incidentes. Unas 1.500 personas, según la prensa local, se echaron a la calle para protestar por los altercados de la víspera. Los trabajadores de Astilleros Ruiz de Velasco, Celaya, Cemesa, Cándido Echeandía y Somme, entre otras empresas, abandonaron sus puestos de trabajo y se manifestaron con sus uniformes laborales puestos. La mayoría de comercios de Erandio cerró sus puertas todo el día. Los integrantes de la marcha volvieron a intentar cortar la carretera de la Ría a su paso por la localidad y también, de nuevo, el tránsito ferroviario.

Los grises volvieron a cargar. Un disparo en el abdomen mató a Josu Murueta. Dos vecinos más fueron detenidos por agresión e insultos a la fuerza pública y la Policía requisó la cámara de fotos de un redactor en prácticas de La Gaceta del Norte cuando trataba de documentar los incidentes.

Las dos víctimas

- Antón Fernández, de 54 años, estaba casado y tenía dos hijos, José Manuel y Conchi, y dos nietas. Natural de Erandio, trabajaba como ajustador en la empresa Montajes Sarabia. El Ayuntamiento de Erandio le dedicó una calle y hay una placa en Astrabudua que recuerda los incidentes.

- Josu Murueta, de 31 años, estaba casado con María Pilar y tenía dos hijas, Idoia y Josune. Bilbaíno, trabajaba como tornero en un taller de Astrabudua, donde vivía. Aún llevaba el uniforme de trabajo cuando fue abatido por la Policía. El hospital que le atendió llamó a su mujer tiempo después para reclamarle el coste de la atención sanitaria recibida. Se negó a pagar "por dignidad". Una plaza de Astrabudua y un centro cultural llevan su nombre.

Un después vacío de respuestas

Los incidentes marcaron profundamente a Erandio, que dejó de celebrar sus fiestas patronales durante seis años. Días después de los incidentes se celebró un juicio militar en Garellano que finalmente quedó "en nada", se duelen los familiares. No hubo explicaciones. Nunca se depuraron las responsabilidades de los agentes implicados y pronto se cerró el caso. "Lo calificaron de accidente", recuerda Mª Pilar Arenaza. esposa del fallecido Josu Murueta. Los entierros fueron custodiados por tanquetas y guardias civiles a caballo "por si se producían altercados".
Ahora bien, lo sucedido llevó al subsecretario del Ministerio de Industria, Manuel Aguilar, a desplazarse a Erandio para "encontrar una solución urgente" a la contaminación atmosférica. Y la contestada alcaldesa de Bilbao, Pilar Careaga, quien calificó de "intolerable" la situación, llegó a solicitar al Gobierno civil la paralización de dos fábricas, Remetal e Indumetal, hasta que no se instalaran filtros e instalaciones de seguridad. Industria se comprometió a erradicar los "gases tóxicos y peligrosos" y a establecer después "valores límite" para la emisión de contaminantes, aunque Aguilar señaló en un informe que "desterrar los humos de Vizcaya es imposible prácticamente".

Las emisiones se fueron reduciendo poco a poco en los años siguientes, pero los vecinos se duelen de que sólo impusieran a las empresas que fueron investigadas "multas simbólicas". Los familiares de Antón y Josu "no confían" en que la Ley de Memoria Histórica reconozca sus casos. "Nunca han existido reconocimientos oficiales. Hay un agravio comparativo" con otras víctimas, dicen.

En el 40º aniversario de los incidentes la asociación Ahaztuak y el sindicato LAB han convocado esta semana diversos actos que culminarán hoy con una concentración en Erandio.

(El Pais. 31 / 10 / 09)

AYER FINALIZARON LAS JORNADAS "HACER MEMORIA, HACER JUSTICIA" CELEBRADAS EN BARAKALDO

“Hacer Memoria, hacer Justicia” es el significativo título bajo el que las asociaciones Ahaztuak 1936-1977 y “Memoriaren Bideak” han celebrado las Jornadas que desde el pasado lunes día 19 de Octubre han tenido como marco la Casa de Cultura “Clara Campoamor” del barrio de San Vicente en Barakaldo.

Dichas Jornadas, las primeras que sobre la memoria histórica y las victimas del franquismo se han organizado en esta localidad, han contado con la presencia entre los dias 19 y 31 de este mes de Octubre de la exposición que sobre los conocidos como Batallones de Trabajadores –los denominados “esclavos del franquismo”- tiene “Memoriaren Bideak”, asociación que centra fundamentalmente su trabajo en recuperar y dar a conocer la historia de dichos Batallones que estuvieron diseminados por diferentes puntos de la geografia de Euskal Herria: Pirineos navarros, Peñas de Aya, zona minera vizcaina…. En esta exposición el público asistente ha podido contemplar diferentes e interesantes documentos fotográficos de la existencia de dichos batallones, recuperados en buena parte gracias a la aportación y colaboración de los que estuvieron en dichos batallones o a la de sus familiares, cual es el caso de Marce Melgar, baracaldesa viuda de uno de estos prisioneros que consiguió hacer numerosas fotos en aquellos dias de condena de su esposo y que ahora han salido publicamente a la luz.

Dentro de estas Jornadas tambien se han celebrado una serie de conferencias sobre la memoria histórica y las victimas del franquismo. La primera que abrió y sirvió de presentación a las mismas fue la ofrecida el pasado día 20 por un miembro de la propia asociación Ahaztuak 1936-1977 sobre la actualidad y el significado de la llamada Memoria Histórica.

Una semana después, el día 28, fue el turno de Fátima Pastor historiadora que ha desarrollado una imporante investigación sobre los Batallons de Trabajadores y su presencia en la zona minera vizcaina, haciendo especial mención en su conferenia al Batallón Minero Nº 1, destinado a las explotaciones mineras de Gallarta, La Arboleda y Galdames de 1937 a 1939 y a su creción, funcionamiento y trayectoria.


La última conferencia corrió el jueves día 29 a cargo de Fernando Menidola, historiador y miembro de "Memoriaren Bideak" que expuso lo que fue la realidad de los llamados Batallones de Trbajadores, en los cuales tambien estuvieron penados una buena cantidad de vecinos de Barakaldo y de otrs poblaciones de la margen izquierda del Nervión.

Como cierre de las Jornadas ayer día 30 tuvo lugar en el salón de actos de esta Casa de Cultura “Clara Campoamor” un homenaje popular a las victimas del franquismo, en la que tomaron parte diferentes agentes culturales y sociles del pueblo, asi como represaliados y familiares de los mismos.

(Agencias)

viernes, octubre 30, 2009

ERANDIO: AHAZTUAK PRESENTA UNA MOCION EN DEMANDA DE JUSTICIA PARA LAS VICTIMAS DE LOS SUCESOS DE 1969

Con motivo de cumplirse el 40 aniversario de los hechos que en 1969 sacudieron la localidad vizcaina de Erandio y que costaron la vida a Antón Fernández y a Josu Murueta, dos vecinos de la localidad, la asociaóción de victimas del franquismo y de recuperación de la memoria histórica Ahaztuak 1936-1977 viene desarrollando diferentes actividades desde el día de ayer y que alcanzarán hasta el próximo sábado en que se celebrará un acto popular en memoria y homenaje de aquellos dos fallecidos y de recuerdo de la lucha de los vecinos de este pueblo contra una contaminación que a menudo les hacia dificil respirar.

Dentro de la dinámica abierta Ahaztuak 1936-1977 tambien ha presentado hoy en la sesión del Ayuntamiento Pleno de Erandio una moción referente a aquellos hechos y con determinadas propuestas que pretende sean asumidas e impulsadas desde la corporación erandiotarra. En la sesión plenaria junto a los diferentes corporativos han estado presentes familiares de los dos fallecidos junto a algunas personas heridas de bala en aquellos hechos y miembros de Ahaztuak.

El alcalde ha dado la palabra al representante de esta asociaciópn como primer punto de la sesión haciendo referencia al sentido profundo de la moción al cumplirse hoy precisamente el 40 aniversario de aquellos luctuosos sucesos. En dicha moción se recoge una critica abierta a la falta de depuración de reponsabilidades por aquellos hechos asi como a "la deliberada política de impunidad que a lo largo de estos cuarenta años se ha concretado hasta el dia de hoy en la falta de Verdad, de Justicia y de Reparación para las victimas de aquellos hechos y para sus familiares". Dicha impunidad, ha recordado el representante de Ahaztuak "es la que ha hecho posible que hoy, 29 de Octubre de 2009, dia en que se cumple el 40 aniversario de aquellos hechos y de aquellas muertes, aun no se haya depurado ni señalado responsabilidad alguna y sus familiares aún sigan sin ser receptores de los elementos de reparación que les corresponden".

Con esta reflexión como punto de partida desde Ahaztuak han presntado diferentes puntos con la propuesta de que sean asumidos por la corporación municipal, entre lo que se encuentran el apoyar las diferentes actuaciones que desde esa asociación y las familias de los asesinados y/o damnificados van a poner en marcha teniendo como objetivo la consecución de los elementos de Verdad, Reparación y Justicia que aún no les han sido reconocidos ni hechos efectivos". Tambien han instado al ayuntamiento a proceder de forma inmediata a la renovación o reparación de las placas que en memoria de Antón Fernández y Josu Murueta estan colocadas en este municipio.

Tras ser leida la moción y al ser esta presentada fuera de los plazos requeridos para ser tratada en el pleno de hoy se ha acordad el posponer su debate al próximo pleno a celebrar dentro de un mes.

(Agencias)


MOCION DE URGENCIA AL CUMPLIRSE EL 40. ANIVERSARIO DE LOS SUCESOS DE 1969


Los ultimos dias del mes de Octubre de 1969 estan grabados en la memoria de los erandiotarras con la tinta indeleble del dolor, el miedo y la impotencia.


En aquellos dias este pueblo y las personas que en él vivian hubieron de ver como las fuerzas represivas del estado franquista ocupaban el pueblo y disolvian a porrazos y a tiros las protestas que los vecinos de Erandio protagonizaban para protestar por la contaminación que un dia tras otro hacia irrespirable el aire del municipio. Como resultado de esa represión resultaron muertos por disparos Antón Fernández y Josu Murueta, y heridos de bala algunos otros vecinos.


Hoy, dia en que se cumplen 40 años de aquella masacre policial, en esta sesión del Ayuntamiento Pleno queremos recordar aquellos hechos y tambien honrar y reivindicar la memoria de aquella justa lucha de los vecinos de Erandio por su derecho a respirar y para que su salud no estuviese a expensas de los intereses de las empresas contaminantes entonces radicadas en nuestro municipio (Dow Chemical, Metalquimica, Indumetal, Remetal…), empresas sobre las que no se ejercia control de ningún tipo.


De forma especial queremos recordar y honrar tambien en este día la memoria de los dos vecinos de nuestro pueblo Antón Fernández y Josu Murueta asesinados por las balas de las fuerzas policiales franquistas en el marco de la represión desenacadenada para terminar con las protestas vecinales y asegurar asi la docilidad ante la politica de máximo beneficio a cualquier precio, espina dorsal del esquema económico del estado franquista y por supuesto de las empresas antes mencionadas.


Tambien queremos denunciar la deliberada política de impunidad que a lo largo de estos cuarenta años se ha concretado hasta el dia de hoy en la falta de Verdad, de Justicia y de Reparación para las victimas de aquellos hechos y para sus familiares. Dicha impunidad es la que ha hecho posible que hoy, 29 de Octubre de 2009, dia en que se cumple el 40 aniversario de aquellos hechos y de aquellas muertes, aun no se haya depurado ni señalado responsabilidad alguna y sus familiares aún sigan sin ser receptores de los elementos de reparación que les corresponden.


Por ello desde este Ayuntamiento queremos:


-Denunciar el silencio que durante estos 40 años se ha proyectado desde la práctica totalidad de los ambitos politicos e institucionales sobre aquellos hechos, tomando la determinación de contribuir en todo lo necesario para esclarecerlos y poner fin a dicho silencio.


-Denunciar la dejación y el olvido que desde la practrica totalidad de los ambitos politicos e institucionales ha sido la unica realidad para los familiares de los asesinados.


-Exigir la puesta en marcha de todas las medidas de Verdad, Reparación y Justicia que aquellos trágicos hechos requieran, comenzando por la investigación y depuración de responsabilidades a todos los niveles.


-Exigir que los familiares de Antón Fernández y Josu Murueta sean tratados como lo que son, esto es, como victimas del régimen franquista y les sean reconocidos y hechos efectivos todos los derechos que como tales les corresponden, al igual que exigimos lo mismo para los diferentes heridos de bala habidos en los mismos hechos.


Asi mismo decidimos:


-Apoyar con todos los medios a nuestro alcance las diferentes actuaciones y dinámicas que desde Ahaztuak 1936-1977 y las familias de los asesinados y/o damnificados se pongan en marcha teniendo como objetivo la consecución de los elementos de Verdad, Reparación y Justicia que aún no les han sido reconocidos ni hechos efectivos.


-Proceder de forma inmediata a la renovación o reparación de las placas que en memoria de Antón Fernández y Josu Murueta estan colocadas en nuestro municipio.


-Hacer un llamamiento a los vecinos de Erandio para que tomen parte en el acto de memoria y homenaje que a ambos vecinos se les dedicará el próximo sábado día 30 a las 13:00 horas en la Plaza Josu Murueta de Astrabudua.


-Dar a conocer estos acuerdos a traves de Bando Público y por todos los medios de los que este Ayuntamiento disponga para comunicarse con la ciudadanía.


En Erandio a 29 de Octubre de 2009


AHAZTUAK 1936-1977

jueves, octubre 29, 2009

HOMENAJE A LOS DOS ASESINADOS EN LAS PROTESTAS DE 1969 POR LA CONTAMINACIÓN DE ERANDIO

La asociación Ahaztuak 1936-1977, junto al sindicato LAB han organizado unas jornadas en memoria de los sucesos acontecidos en Erandio en 1969, en los que dos vecinos resultaron muertos por disparos de la Policía Armada. Las protestas tuvieron su origen en la gran contaminación atmosférica que ocasionaron a «muchas de las personas de este pueblo sufrieran serias afecciones de garganta y de pulmón» recordaron los organizadores .

En la «década de los 60 hubo movilizaciones populares en contra la contaminación existente en el municipio y una de esas protestas se cobró la vida de Antón Fernández y Josu Murueta».

Coincidiendo con el 40 aniversario de estos hechos, que se cumple hoy mismo, han convocado diversos actos para «homenajear y reivindicar la memoria de estas víctimas del franquismo, y también para exigir para ellas justicia y reparación», según explicó la responsable de LAB, Iratxe Azkue.

Las actividades comenzaron ayer en el Centro Cultural Josu Murueta, con el 'video-forum' sobre 'Otras víctimas', que contó con la participación de la 'Asociación de Víctimas de Marzo de 1976' de Vitoria. Hoy, la sala situada en los bajos del Ayuntamiento acogerá a las 19.00 horas, una conferencia con el título 'Hacer Memoria, hacer historia'. El acto central, en homenaje a los dos asesinados, tendrá lugar a las 13.00 horas de mañana en la plaza Josu Murueta de Astrabudua.

(El Correo Español. 29 / 10 / 09)

miércoles, octubre 28, 2009

40 AÑOS DESPUES ERANDIO SIGUE EXIGIENDO JUSTICIA PARA MURUETA Y FERNÁNDEZ

Hoy se cumplen cuatro décadas de la noche en la que Anton Fernández, de 54 años, recibió un balazo en la cabeza mientras observaba desde el balcón de su vivienda, en la erandiotarra calle Obieta, las protestas contra la contaminación atmosférica que Guardia Civil y Policía Armada trataban de abortar. Pocos días después falleció y una enorme losa trató de ocultar las circunstancias de su muerte. Como la de Josu Murueta, al que un disparo alcanzó el abdomen y perdió la vida el 29 de octubre de 1969 en el transcurso de las movilizaciones convocadas para denunciar la represión policial contra miles de vecinos que reclamaban un aire para respirar.

La contaminación atmosférica generada por las industrias químicas en ambas márgenes del Ibaizabal comenzó en el inicio de los años 60 del siglo pasado a ocasionar enfermedades de garganta y pulmón en localidades como Erandio y Barakaldo. Las protestas no se hicieron esperar, especialmente después de que el 3 de setiembre de 1969 una densa nube de humo, a modo de espesa niebla y con un fuerte olor a amoníaco, invadiera los barrios de Altzaga y Astrabudua.

Más de 1.000 erandiotarras se concentraron en la actual Plaza del Ayuntamiento y marcharon hasta la carretera de la Ría, que cortaron hasta que la Guardia Civil hizo acto de presencia. El médico José María Dermit Saralegui, teniente alcalde franquista, prometió soluciones, asegurando que había comunicado con el gobernador civil para que aclarase responsabilidades con las empresas que pudieran haber vertido los gases. La protesta duró hasta la noche en la plaza consistorial, vigilada por las FSE.

El 6 de octubre, a las 22.00, más de 2.000 personas salieron a la calle al grito de «Gases no». Cortaron de nuevo la carretera de la Ría con dos barricadas de troncos, bidones y otros materiales. Se produjeron cuatro heridos por las cargas de guardias civiles y policías armados, y por si fuera poco un coche arremetió contra los manifestantes, que permanecían sentados pacíficamente en la calzada.
Tal era la tensión que Dermit tuvo que trasladarse a Erandio para tratar de apaciguar los ánimos a las 23.25. Sus promesas no convencieron a los erandiotarras y, en torno a la 1 de la madrugada, la Policía empleó mangueras de agua para disolver a los manifestantes, que se adentraron por las calles Obieta y Jado. Desde los balcones, algún vecino arrojó objetos a los agentes.
Las protestas continuaron hasta que las balas alcanzaron el 28 de octubre de 1969 a Anton Fernández en el balcón de su domicilio, en la calle Obieta. Por la mañana, más de 2.500 trabajadores se declararon en huelga y salieron a la calle. Cerca de Ategorri, Josu Murueta, de 31 años, recibía un disparo en el abdomen y fallecía por la noche; otra persona también fue alcanzada por las balas.

Ahora, al cumplirse el 40º aniversario de aquellos trágicos sucesos, en los primeros meses de Pilar Careaga como alcaldesa de Bilbo -al que estaba anexionado Erandio-, Ahaztuak, LAB y un grupo de vecinos pretenden recordar la movilización popular de entonces. Una movilización que Iratxe Azkue, de la central abertzale, afirmó que «puso los pilares del movimiento ecologista vasco». Además, resaltó «el vital papel que desempeñaron las mujeres puesto que fueron las madres, con sus niñas y niños recogidos de las escuelas, las pioneras de la lucha».

Martxelo Álvarez, de Ahaztuak, recordó que no sólo los represaliados de la guerra de 1936 son víctimas del franquismo, sino también los del 3 de Marzo de Gasteiz o los de la «masacre de Erandio». «En esto de la memoria histórica parece que hay víctimas de primera, segunda... y luego los que no lo tienen claro, como en el caso de Erandio», manifestó. Recalcó que los actos de homenaje a Anton Fernández y Josu Murueta han sido escasos; citó el acuerdo del Consistorio eran- diotarra de poner a una plaza de Astrabudua el nombre de la segunda de las víctimas.

Álvarez incidió en que, 40 años después, ha llegado el momento de avanzar en el esclarecimiento y reparación de unos hechos y unas víctimas olvidadas deliberadamente.

Dos charlas y un homenaje recordarán a las víctimas

Dos charlas, hoy y mañana, así como un homenaje el sábado en la plaza de Astrabudua que lleva el nombre de Josu Murueta, tratarán de homenajear y reivindicar la memoria de estas víctimas del franquismo.

Hoy, a las 19.00, en la sala Josu Murueta de Astrabudua se desarrollará un vídeo-fórum sobre «Otras víctimas», con la participación de la Asociación de Víctimas del 3 de Marzo de 1976 en Gasteiz. Al día siguiente, en los bajos de la casa consistorial de Erandio, a las 19.00, miembros de Ahaztuak hablarán sobre «Hacer memoria. Hacer justicia».

El acto central de estas jornadas con motivo del 40º aniversario de los trágicos sucesos tendrá lugar el sábado, a partir de las 13.00, en la plaza Josu Murueta, en el barrio erandiotarra de Astrabudua. Allí homenajeará a todas las víctimas de aquellos hechos, no sólo a las mortales y sus familiares, también a todos los heridos por disparos de la Policía.

(Gara. 28 / 10 / 09)

1969KO ERANDIOKO GERTAKARIETAN HILDAKOAK. AHANZTURIK ATERATZEN

Ahaztuen artean, badago memoria historiko kolektiboan tarte txikiagoa duenik, eta ahaztuago dauden horien artean, badago denboraren poderioz ikusezin bihurtu denik. Josu Murueta eta Anton Fernandez izen-abizenak ia ezezagunak dira Erandiotik (Bizkaia) kanpo, baina Francisco Franco diktadorearen errepresioak egindako sarraskiaren parte dira. Haien herriaren ongizatea defendatzen ari zirela hil zituen Polizia Armatuak, bihar 40 urte beteko dituzten gertakarietan, Erandion bertan. LAB sindikatuak, Ahaztuak 1936-1977 elkarteak eta euren sendiek haien omenezko hainbat ekitaldi antolatu dituzte datozen egunetarako.

1969ko udazkenean egoerak eztanda egin zuen Erandion. Inguruko industria jardueraren ondorioz, kutsadura atmosferikoa jasanezina zen herrian. Amak izan ziren lehenengoak kexatzen, seme-alabek arnasteko arazoak zituztela ikusita. Ondoren, administrazioekin eta enpresaburuekin biltzeko batzordeak sortu zituzten bizilagunek. Irailaren 3an, enpresa batek izandako isuriaren ondorioz, ke hodei trinkoa eta amoniako usain bortitza hedatu ziren Astrabudua eta Altzaga auzoetan. Egun hartan herritarrak protestan atera zirenean, mobilizazio historiko bezain ezezagunak abiatu zituzten.

Baina Erandioko gertakari haien atalik ilunena ia bi hilabetera helduko zen. «Gasik ez» aldarrikatzen zuten mobilizazioak hasi ziren. Elkarretaratze baketsuekin hasi, manifestazioetara pasatu, eta, ondoren, zirkulazio mozketak, eserialdiak eta barrikadak heldu ziren. Guardia Zibilak eta Polizia Armatuak protestak sakabanatu zituzten, borraz eta tiroz, baina herritarrek tinko jarraitu zuten. Urriaren 29ko mobilizazioetan, polizien bala batek larri zauritu zuen Anton Fernandez, 55 urteko gizona. Tabernaria zen, oso ezaguna herrian, eta, hurrengo egunean, erasoaren berri izan zutenean, greban atera ziren fabriketako langileak. Polizia Armatua tiroka hasi zen, eta hainbat behargin zauritu zituen; tartean, Josu Murueta 31 urteko erandioztarra. Egun batzuen buruan, hil egin ziren biak.

«Guardia Zibila, tankeak... sekula ikusi gabekoak gertatu ziren Erandion. Epaiketa militarra ere egin ziguten», gogoratu du Manolo Castrillok, poliziak tiroz zaurituetako batek. «Antonen eta Josuren hilketen ostean, herria lur jota geratu zen. Bizilagunek izarak jarri zituzten balkoietan xingola beltzekin, greba orokorrak egin ziren...». «Bidezko gauzak aldarrikatzen zituen herriak», ekarri du gogora Josu Muruetaren alargun Pili Arenazak.

«Baina zer egin behar zuen herriak? Harriak botatzen zituzten, eta balak jasotzen», erantsi du Anton Fernandezen alaba Cristina Fernandezek. Biek gogoan dute herritarrek agertutako babesa; adibidez, Erandioko bizilagunak zaurituentzako odola ematera joan zireneko unea. «Herriak bai, herriak beti eman digu sostengua, baina administrazioek ez dute gutaz ezer jakin nahi izan», deitoratu du Arenazak. Izan ere, 40 urte igaro diren arren, administrazioek ez dituzte Josu Murueta eta Anton Fernandez frankismoko biktima gisa onartu. «Aitortza baino ez dugu nahi, gainerako biktimak bezalaxe. Baina hori ez lortzea bidegabekeria bati egindako beste bidegabekeria bat da», dio Pili Arenazak. Horretaz gain, «justizia» egin beharra nabarmendu du Ahaztuak elkarteko Martxelo Alvarezek: «Memoria historikoaz mintzatzen garenean, orainaz eta etorkizunaz ari gara. Erregimen batek bere krimenen zigorgabetasunaren bidez irauten du bizirik. Oraindik ez dakigu nork agindu zituen 1969ko oldar basati haiek, eta nor den hilketen erantzulea».

Gaurtik larunbatera omenaldia egingo diete Muruetari eta Fernandezi, eta justizia egiteko dinamikak abiatuko dituzte Erandion. Baina horretaz gain, mobilizazio historiko haietan ereindako hazia ekarri nahi dute gogora, LABeko kide Iratxe Azkuek adierazi duenez: «Borroka eredugarria izan zen, herri mobilizazio parte-hartzailea. Euskal mugimendu ekologistaren oinarriak jarri zituen, borrokaren kontzientzia sustatu zuen, eta errepresioari tinko eta duintasunez erantzun zioten herritarrek».

EGITARAUA

Gaur. 'Beste biktimak' bideo-foruma, Astrabuduko Josu Murueta aretoan, 19:00etan.
Bihar. 'Memoria egin, Justizia egin' hitzaldia emango dute Ahaztuak elkarteko kideek
Erandioko Udaletxean, 19:00etan.

Larunbata.Omenaldi ekitaldi nagusia, Erandioko Josu Murueta plazan, 13:00etan.


(Berria. 09 / 10 / 28)

EL GENERAL SABINO FERNÁNDEZ CAMPO: SI Y NO A LA MEMORIA HISTÓRICA. Artículo de opinión de Miguel Ángel Llana

Hemos de olvidar la historia del "Alzamiento Nacional", la historia de lo que fue un sangriento golpe militar contra un Gobierno legalmente constituido, contra las instituciones del Estado, contra una buena parte del Ejército y, sobre todo, contra la democracia republicana y contra su gente. Y los que en él participaron fueron unos golpistas que acarrearon cientos de miles de muertos y de miseria para acabar sumándose al fascismo de Europa. Fueron la causa directa de casi medio siglo de miseria moral, política y económica de la que aún quedan muchas secuelas. También beneficiados, algún superviviente y, lo que es más grave, muchos valedores.

Ahora dicen: no a la memoria histórica, no a los que defendieron la legalidad y que murieron por ella. No a los asesinados y también no a su memoria, pero, sí a los que participaron en el golpe de 1936 y continuaron durante décadas con represión y violencia, no sólo hasta el advenimiento de la democracia continuista, sino hasta la transición con la que los mismos de entonces impusieron ahora la ley no escrita del punto final.

Fernández Campo se sumó y combatió al lado de los golpistas, llegando a Alférez Provisional y a Teniente, es decir, militar adicto al régimen franquista por definición, y más tarde a General, para estar durante muchos años al lado del dictador y en cargos de confianza y de responsabilidad. No sé si participó, como abogado que era, en alguno de los juicios sumarísimos -linchamientos y asesinatos legales- que comenzaron al finalizar el golpe militar de Franco en 1939, pero en todo caso sí estaba al lado de todos los que formaban el jurado y de sus promotores, tanto por su cargo como por su rango, y esto sin la menor duda. Tampoco sé si participó en al algún pelotón de fusilamiento, como militar que era, pero sí es seguro que era compañero de armas y de promoción de compañeros que sí participaron. Que se sepa, nunca repudió nada de lo sucedido durante el golpe o de lo que sucedió durante las décadas que duró la dictadura.

Fue jefe de estudios y profesor de la Academia de Intervención Militar durante la dictadura y también fue interventor de la Casa Militar del General Franco. Al mes de morir éste fue nombrado subsecretario de la Presidencia y, poco más de medio año después, en 1976, subsecretario del Ministerio de Información y Turismo. Una buena carrera y, obviamente, comprometida, sin duda alguna, con la dictadura, con el dictador y con sus métodos.

Olvidando todo esto, que es mucho olvidar, resulta que ahora los medios de comunicación, los políticos de izquierda y de derecha lo pintan y lo recuerdan como el salvador del intento de golpe de Tejero de 1981. Pero también olvidan, sin entrar en más detalles, que la Casa Real salió en antena cuando el fracaso del golpe ya era cosa de horas, según la escasa información que la ciudadanía poseía. Porque nada se supo hasta pasadas bastantes horas de qué lado estaba el Palacio de la Zarzuela. Y, eso sí, condenaron el golpe cuando éste sólo se limitaba al Parlamento, cuando el golpe estaba fracasado. Dicho coloquialmente, pero con toda seriedad, esperaron a la última vuelta para apostar.

Elogian el que Fernández Campo tuviera como lema y, como principio de lealtad, a Dios, al Rey y a la Patria. En el nombre de Dios la Iglesia Católica apostó por el golpe, por los golpistas y por la dictadura. El Rey no se fue, lo echaron, y sólo vino de la mano del dictador y juró, ese era el precio, los Principios Fundamentales del Movimiento. Y, por Patria, queda por saber si es la Patria de la dictadura, a la que también juró defender y defendió, o qué otra abstracción de algo sin más contenido que el que convenga al poder que siempre defendió.

Sí y no a la memoria histórica pero, como siempre, con las matizaciones en favor de los de siempre.

(Asturbulla. 27 / 10 / 09)

martes, octubre 27, 2009

ACTOS DE MEMORIA Y HOMENAJE EN EL 40. ANIVERSARIO DE LOS SUCESOS DE ERANDIO DE 1969

Desde principios de los sesenta, Erandio (Bizkaia) padecía una gran contaminación atmosférica. Muchas personas estaban sufriendo enfermedades de garganta y del pulmón. Hubo muchas manifestaciones, pero fue durante este año, 1969, cuando las protestas se van a ir recrudeciendo, teniendo como episodio más sangriento la protesta del 29 de octubre de ese año en la que fallecerá Josu Murueta y, días más tarde, Antón Fernández.

El 3 de septiembre de 1969, después de que una densa nube de humo a modo de espesa niebla y con fuerte olor a amoníaco invadiera Astrabudua y Altzaga, más de 1.000 personas se concentraron pacíficamente, otra vez, en la actual plaza del ayuntamiento protestando por la situación que se estaba viviendo. Muchos de los manifestantes se concentraron posteriormente en la carretera de la ría, cortando el tráfico, hasta que la Guardia Civil les disuadió. Aquel día salió el teniente alcalde franquista prometiendo soluciones y diciendo que se había comunicado con el Gobernador Civil, para que aclarase responsabilidades con las empresas que pudieran haber vertido los gases. Las protestas duraron hasta la noche en la plaza del Ayuntamiento, donde las fuerzas del orden vigilaban por si se producían altercados.

Al mes siguiente, concretamente el 6 de octubre, se produjo una nueva manifestación de los vecinos sobre las diez de la noche. Como solía ser habitual, más de 2.000 vecinos se manifestaron, a grito de “gases no”, y cortaron la carretera que va de Bilbao a Getxo, bordeando la ribera del río Nervión, mediante dos barricadas hechas con troncos, bidones y otros utensilios. Ese día hubo cuatro heridos, y es que un coche arremetió contra los vecinos.

La Guardia Civil se personó para disolver la manifestación y junto con ellos 50 guardias de la Policía Armada. Se intentó disolver la manifestación, levantando las barricadas para que los vehículos pudieran pasar, pero los vecinos se sentaron en la carretera varias veces para interrumpir el paso de los vehículos. La situación por momentos se estaba poniendo cada vez más intensa, teniendo que acudir el teniente alcalde, Dermet, a las once y veinticinco de la noche al lugar de la manifestación diciendo que las autoridades iban a poner fin a las manifestaciones y que se estaba hablando con las empresas para llegar a una solución. Los intentos de apaciguamiento fueron vanos, no era la primera vez que los vecinos oían que se estaban tomando soluciones, y las protestas siguieron. Alrededor de la una de la madrugada, desde las fuerzas del orden se aviso nuevamente que se disolviera la manifestación, al no hacer caso coches con mangueras lanzando agua, hicieron que los manifestantes se fueran a las calles interiores, la actual calle Obieta y Jado, dejando libre la carretera de ría. Las fuerzas del orden siguieron por las calles. Desde los balcones hubo algún vecino que les arrojaba diversos objetos mientras los manifestantes se dispersaban poco a poco.

La Comisión de Vecinos de Erandio comunicó ese día que la manifestación se había producido por el silencio de las empresas ante la contaminación y por el malestar de los vecinos ante la situación cotidiana y al ver que las peticiones de los vecinos no habían sido atendidas.Durante esos tiempos fueron constantes las huelgas, protestas y manifestaciones, que solían consistir en cortar la carretera de la ría, o también el paso de las vías del tren que había en Erandio, en el que también solían ponerse barricadas, y solían ser levantadas por muchos vecinos que salían del tren y las tenían que levantar, muchas veces, a golpes de porrazo.

Pero la protesta más recordada fue la huelga que tuvo lugar el 29 de octubre, la represión policial provocó decenas de heridos y un trágico balance de dos vecinos fallecidos por las balas franquistas, Josu Murueta y Antón Fernández.

(*) Fuente: Jorge González, historiador.


1969-2009. UNA MEMORIA SIN JUSTICIA

Con motivo del 40 aniversario de los sucesos de Erandio, Ahaztuak 1936-1977 ha organizado una serie de actos para homenajear y reivindicar la Memoria de estas víctimas del franquismo.

Este miercoles, 28 de Octubre, se celebrará un video-forum sobre "Las otras víctimas" con la participación de Martxoak 3 Elkartea - Asociación de Victimas del 3 de Marzo de 1976, tomando como ejemplo el trabajo desarrollado en los últimos años contra la impunidad de la masacre policial que acabó con la vida de 5 trabajadores en Vitoria-Gasteiz, se analizarán las similitudes entre ambos casos y se dará cuenta de las dificultades a ls que se enfrenta la lucha por la Verdad y la Justicia de las víctimas de la represión franquista en general y de los periodos denominados "tardofranquismo" y "transición" en particular. El acto será en la Sala "Josu Murueta" de Astrabudua a partir de las 19:00 horas.

El viernes, 30 de Octubre, en los bajos del Ayuntamiento de Erandio se ha organizado una charla bajo el título "Hacer Memoria, Hacer Justicia", a partir de las 19:00 horas miembros de Ahaztuak 1936-1977 hablarán de la importancia de la recuperación de la Memoria Histórica Democrática y Antifascista en Euskal Herria, repasarán los logros conseguidos y los retos pendientes en torno a la Verdad, Justicia y Reparación para las víctimas del franquismo.

El sábado, 31 de Octubre, como acto central de estas jornadas con motivo del 40 aniversario de los trágicos sucesos, se celebrará un acto de homenaje en la plaza Josu Murueta de Erandio a las 13:00 horas.

AHAZTUAK 1936-1977


OMENALDIA. HILABETE GEROAGO

Irailaren 27an, Ertzaintzak Gudari Egunaren harira Jon Paredes Manot Txiki-ri Zarautzen egitekoa zen omenaldia debekatu zuten, eta, azkenean, igandean aukera izan zuten senideek eta ehunka herritarrek 1975ean Francoren aginduz fusilaturiko ETAko kidea omentzeko. Txikiren amaren etxetik abiatu zen ekitaldia, eta Zarauzko hilerrian amaitu. Hor, dantzariek aurreskua dantzatu zuten Txikiren hilobiaren aurrean, eta lore eskaintza ere egin zioten.
(Berria. 09 / 10 / 27)

lunes, octubre 26, 2009

LA VOLUNTAD POPULAR HOMENAJEÓ EN ZARAUTZ A "TXIKI" Y A TODOS L@S FUSILAD@S DEL FRANQUISMO

video

video

FAMILIARES Y VECINOS TERMINAN EL HOMENAJE A "TXIKI" QUE IMPIDIÓ LA ERTZAINTZA Y LA AN

Varias decenas de personas, entre familiares, vecinos y representantes políticos, participaron en la marcha y posterior ofrenda floral que se celebró ayer en el cementerio de Zarautz en memoria de Jon Paredes Manot, Txiki, miembro de ETA fusilado en 1975 durante el franquismo. En realidad, con los actos de ayer se quería terminar el homenaje que cada 27 de setiembre le dedica su familia y al que se suma el colectivo Ahaztuak 1936-1977, pero que este año fue impedido por la Ertzaintza, por orden del juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, quien justificó su decisión argumentando, entre otras razones, que se trataba de un homenaje a un "terrorista".

La prohibición del acto y la "agresi
va" actuación de la Ertzaintza indignó a un grupo de vecinos de la localidad costera, que tomó la iniciativa para mostrar su apoyo a la familia de Txiki y concluir el homenaje un mes después del aniversario de su muerte. Al acto también se adhirió la asociación de víctimas del franquismo, Ahaztuak 1936-1977, cuyo portavoz Martxelo Álvarez, advirtió de la "involución democrática" que supone la prohibición de este tipo de homenajes a los fusilados del franquismo.

Precisamente, por los momentos de tensión vividos en el acto del pasado 27 de setiembre, el de ayer fue más emotivo si cabe. La madre de Txiki, Antonia Manot, fue recibida entre aplausos y muestras de cariño por parte de los vecinos y algunos representantes políticos, como Aintzane Ezenarro (Aralar), Doris Benegas (Iniciativa Internacionalista-La Solidaridad entre los Pueblos) o miembros de la izquierda abertzale tradicional, como Itziar Aizpurua y Antxon Gómez (ANV).

La marcha partió desde el domicilio de la madre de Txiki, que estuvo arropada por sus seis hijos. Una gran ikurriña y la música de los txistularis amenizó la subida al cementerio. Ante la tumba, en la que depositaron una ikurriña, una bandera republicana y unos claveles rojos, tomaron la palabra el portavoz de Ahaztuak y una vecina de Zarautz.

Esta última calificó de "vergonzosa" la prohibición de un homenaje "a un asesinado por un dictador" y, en nombre de todos los vecinos del pueblo, mostró su apoyo a la familia.

CONTRA EL RÉGIMEN FRANQUISTA

Por su parte, el portavoz de Ahaztuak destacó la importancia de haber celebrado de nuevo el homenaje y subrayó que el colectivo al que representa no "glorifica" la lucha de los fusilados, pero afirmó que "contra un régimen fascista cualquier forma de lucha es correcta". Por último, concluyó denunciando una vez más que el actual esquema democrático "está retrocediendo".

("Deia" y "Noticias de Gipuzkoa" 26 / 10 / 09)

SENIDEEN ETA LAGUNEN OMENALDIA DEBEKATU IZANAK EHUNKA LAGUN BATU DITI GUDARIAREN HILOBIAN

Bada euskal atsotitz bat honakoa dioena: «Asto ostikalariari bi zama». Atzo batek baino gehiagok izan zuen gogoan esaera hori edo parekoren bat Zarautzen. Pasa den irailaren 27an, Gudari Egunean, Ertzaintzak Jon Paredes Manot, Txiki, euskal militantearen senitarteko eta lagunak, Ahaztuak elkarteko kideekin batera, hilerritik kanporatu zituen Frankoren aginduz fusilatutako gaztearen heriotzaren 34. urteurrenean, zergatik eta urtero legez gaztearen hilobian lore eskaintza egiteagatik. «Injustizia lotsagarriaren» aurrean herritar talde batek martxa antolatu zuen atzo Txikiren amaren etxearen ataritik Zarauzko hilerriraino.

Urduri zegoen Juanita Manot, hala aitortu zuen Kepa Paredes semeak, eta horregatik, etxetik jaitsi eta han pilatutako jende andana ikustearekin batera, lehen malkoek irrist egin zioten.

Txalo artean hartu zuten bildutakoek Juanita Manot, semea lurperatuta dagoen hilerritik kanporatu zuten 80 urteko emakumeari sostengua erakutsi nahi baitzioten. Hunkituta baina tinko agertu zen eta, hala, txaloak itzaltzen zihoazela ikustean, «eskerrik asko! Eskerrik asko denei!» esan zuen ozen. Atzo Txikiren senideek esker hitzak baino ez zituzten izan; hala, irailaren 27an pasatako trago txarraren ostean, elkartasun urak edateko aukera izan zuten.

Hamabiak jota abiatu zen martxa, txistuarekin jotako «Borrokalari kalera» kantuaren lehen doinuak entzuten zirela. Lehen ilaran, dantzariek ikurrina zeramaten, atzean Txikiren senideak zeuden eta, beraien atzean, berriz, familiari elkartasuna adierazi eta Txiki omendu nahi zuten ehunka herritar zeuden, tartean Itziar Aizpurua eta Angel Rekalde ezker abertzaleko ordezkari historikoak, Antxon Gomez ANVko kidea, Aralarreko Aintzane Ezenarro edo Doris Benegas Iniziatiba Internazionalistako kidea.

Zarauzko hilerriko bide malkartsua igo ostean, Txikiren hilobiaren parean batu ziren herritarrak, «irailaren 27an apenas hasten utzi ziguten omenaldia amaitzeko».

Ikurrina, errepublikako bandera eta krabelin gorriekin osatutako sorta jarri zituzten hilobiaren gainean. Martxelo Alvarez Ahaztuak 1936-1977 elkarteko kideak hartu zuen hitza, eta, lehenik eta behin, Gudari Egunen jazo ziren gertakariak salatu zituen: «Frankismoak hil zituen bost pertsona omendu nahi genituen. Guk ez dugu euren borraka modua goresten ez eta aurrekoena ere, baina badiogu, eta ozen gainera, erregimen faxista baten aurka edozein borroka dela egokia eta edozein borraka molde gure egiten dugula; ez dugu inor goretsiko baino ezta inor gaitzetsiko ere», ohartarazi zuen.

Herritarren erabakitasuna

Orain hilabete Txikiren senideak «mespretxatuak, bultzatuak eta hilerria uztera behartuak» izatea erabat tamalgarritzat jo zuen Alvarezek.

Gaia mahaiaren gainean izan da ordutik eta batetik eta bestetik iritsi dira elkartasun keinuak. «Guk guztiak eskertzen ditugu, baina, batez ere, herri honen erabakitasuna eta borondatea, hilabete beranduago kalera irten, berriz ere Zarauzko hilerrian batu eta argi eta ozen mintzatzeagatik; hori da borroka honen elementurik baliotsuena», nabarmendu zuen. Txikiren amak, bere aldetik, «hori da! Hori da!» esanez berretsi zituen Alvarezen hitzak.

Ahaztuak elkarteko ordezkariaren esanetan, erabakitasun hori da Euskal Herriko bide bazterretan lurperatuta dauden hezurrak bilatzera horrenbeste jende eta elkarte bultzatzen dituena, «oraindik ere eman ez diguten justizia bilatzera garamatzana». Eta borroka horren funtsa, adierazi zuen, «ez da sinestarazi nahi diguten moduan demokraziaren erregresioa, demokrazian sakontzea baizik».

Demokrazia ahotan hartuta, egun gertatzen ari denaren inguruan hausnartu beharra dagoela nabarmendu zuen Alvarezek: «Frankismoaren ideia eta sinboloak kentzeko ez dute ezer egiten, baina, aldiz, epaileen erabakiak erabiliz frankismoaren biktimen kontra jotzen dute, beren memoria gogoratzea debekatuz». Memoria historikoa, demokratikoa eta antifaxista defendatze aldera, gisa honetako debekuen aurrean ez dela makurtu behar ohartarazi zuen Alvarezek; izan ere, «ezin dugu onartu inork bere semea omentzeko debekua jasotzea aurrera baino atzera egiten duen demokrazia eredua izateagatik».

Dantzariek aurreskua dantzatu zuten ondoren euskal gudariaren hilobiaren parean, eta, jarraian, ekitaldia bultzatu duten herritarren izenean hartu zuen hitza Marije Ostolazak. Astean zehar egindako agerraldian esandakoak gogora ekarrita, ekimenaren helburua orain hilabete Zarauzko hilerrian gertatutakoa salatzea zela adierazi zuen; izan ere, «ba al dago gauza lotsagarriagorik semea diktadore batek hil ondoren handik urteetara senide eta lagunei omenaldia egitea debekatzea baino?».

«Debekuaren kitapena» egiteko ekitaldian, Txikirentzat eta honen senideentzat, batez ere Juanita amarentzat, elkartasun hitzak izan zituzten: «Beti jakin izan duzu Txikik nahiko lukeen tokian egoten, zure semeak amestu zuen ama zara, bera, zuk amestu zenuen semea, egunero zure gogoan duzuna». Hitzok bertaratutakoen barrunbeak astindu zituzten eta, berriz ere, senideen artean emozioa malkoak azaldu ziren. «Ahaztu hemen orain hilabete entzun zenituen hitzak eta gogoratu soilik gure begiek islatzen duten maitasuna», eskatu zioten amari.

Gudari Eguneko gertaera tamalgarriak gogora ekarrita, «diktadura baten antza hartzen ari den erregimen baten zantzuak» Euskal Herrian gero eta ugariago azaltzen ari direla nabarmendu zuten, «diktadura inoiz amaitu eta urrundu ez balitz bezala». Horregatik hain zuzen ere, Txikiren omenaldia antolatu zuen herritar taldeak askatasunaren aldeko konpromisoa berretsi zuen, «datozen belaunaldiek jakin dezaten Euskal Herrian askatasunaren aldeko borrokan bizitza eskaini zuten zarauztarrak beti gogoan izango ditugula».

«Eusko Gudariak» tinko eta ozen abestuz amaitu zuten omenaldia, makina bat lore sorta hilobiaren gainean jartzen zituzten bitartean.

(Gara. 09 / 10 / 26)

POLEMICO HOMENAJE

Unas 300 personas se congregaron ayer en Zarautz para homenajear a Jon Paredes Manot, Txiki, miembro de ETA fusilado en 1975 por el régimen franquista. El acto de recuerdo, organizado por los vecinos del municipio y el colectivo Ahaztuak, organización que trabaja en el ámbito de la memoria histórica, debía haberse celebrado el pasado 27 de septiembre, como todos los años. Pero se prohibió. La Audiencia Nacional consideró que estaba convocado en el marco de una serie de actos organizados por grupos ilegales con motivo del Gudari Eguna y decidió impedirlo.

Ayer, una comitiva presidida por una ikurriña salió de casa de la madre de Txiki, Antonia Manot, y recorrió las calles de Zarautz hasta llegar al cementerio. Los congregados subieron en silencio hasta el camposanto del municipio donde está enterrado Jon Paredes Manot. En su tumba ondeaba una ikurriña. Además, el sepulcro de Txiki estaba cubierto por otra bandera de Euskadi y una republicana. Frente al mausoleo, Martzelo Álvarez, portavoz de Ahaztuak, recordó la prohibición del acto hace un mes, cuando fueron desalojados del lugar por la Ertzaintza. Y después de una serie de aplausos en los que Antonia Manot miraba a Álvarez, éste dijo que «no glorificamos la forma de lucha de ninguno de ellos, pero sí decimos que contra un régimen fascista cualquier forma de lucha es correcta».

Manuscrito

Tras las palabras del portavoz de Ahaztuak, los congregados frente a la tumba de Txiki hicieron sonar un fuerte aplauso y se escucharon gritos de «Gora Txiki» que se fundieron con la música de los txistus y tamboriles así como con los bailes de un grupo de dantzaris.

A continuación, Mariaje Oskolaza, vecina de Zarautz y amiga de Txiki, lo recordó. Emocionada y nerviosa leyó un manuscrito. Se dirigió a la madre de Txiki y le invitó a olvidar «las voces soeces que escuchaste aquí y guarda nuestro cariño». Tras estas palabras los congregados depositaron flores en la tumba y entonaron el Eusko Gudariak.

Antes de que comenzará la marcha por las calles de Zarautz, la parlamentaria de Aralar, Aintzane Ezenarro, mostró a la familia de Jon Paredes su apoyo y tomó parte en el acto de recuerdo en un segundo plano. Ezenarro recalcó que «todas las víctimas sin exclusión tienen derecho a la memoria», algo que consideró que «no es exclusivo de unas víctimas, como parece que quieren dar a entender algunos partidos políticos».

(Diario Vasco. 26 / 10 / 09)

domingo, octubre 25, 2009

CIENTOS DE PERSONAS HAN HOMENAJEADO EN ZARAUTZ A "TXIKI", A LOS FUSILADOS EL 27 DE SEPTIEMBRE DE 1975 Y A TODAS LAS VICTIMAS DEL REGIMEN FRANQUISTA


Cerca de 300 personas homenajearon en Zarautz a Jon Paredes Manot 'Txiki', miembro de ETA fusilado en 1975 durante el franquismo, con una marcha y posterior acto en el cementerio de la localidad guipuzcoana en el que estuvieron presentes familiares, amigos y representantes del colectivo Ahaztuak 1936-1977.

El acto, convocado por vecinos de Zarautz, tenía como objetivo mostrar el apoyo a la familia de 'Txiki', tras lo sucedido el pasado 27 de septiembre cuando la Ertzaintza impidió la celebración del homenaje que se realiza anualmente a Paredes por orden de la Audiencia Nacional.

La marcha partió del domicilio de la madre de 'Txiki', Antonia Manot, quien estuvo acompañada por varios de sus seis hijos y recibió emocionada varios ramos de flores entre aplausos. Los participantes en el homenaje, entre los que se encontraba la parlamentaria de Aralar Aintzane Ezenarro y representantes de la izquierda abertzale como Itziar Aizpurua, Doris Benegas o Antxon Gómez, acudieron en manifestación hasta el cementerio de la localidad acompañados por varios txistularis.

Ante la tumba de 'Txiki', cubierta por una ikurriña y una bandera republicana, el portavoz del colectivo Ahaztuak 1936-1977, Martxelo Álvarez, aseguró que con el acto pretendían "acabar una cosa que no nos dejaron terminar" el pasado 27 de septiembre cuando "hombres uniformados con toda la parafernalia represiva" obligaron a los presentes en el homenaje a abandonar el cementerio "con unas formas que distaban mucho de ser las correctas".

Álvarez remarcó que esa actuación de la Ertzaintza respondía "no a una voluntad" del consejero de Interior, Rodolfo Ares, sino a la del juez Eloy Velasco de la Audiencia Nacional, quien enmarcó los actos de homenaje a las víctimas del franquismo programadas para ese día dentro de las convocadas por otras formaciones consideradas ilegales con motivo del 'Gudari Eguna'.

'Agresividad'

En esa línea, criticó la "agresividad" que tuvieron los agentes en el citado acto y señaló que en el mismo "mostraron a las claras el talante que tienen para una parte de las víctimas". "Era un homenaje a cinco combatientes que murieron asesinados por el régimen franquista. Nosotros no glorificamos la forma de lucha de ninguno de ellos pero sí decimos, alto y claro, que contra un régimen fascista cualquier forma de lucha es correcta y la hacemos nuestra. No entramos a glorificar ninguna, pero tampoco a descalificar ninguna", subrayó.

Tras agradecer todas las muestras de "cariño y solidaridad" y la "determinación" del pueblo de Zarautz para volver a organizar el homenaje a 'Txiki', Álvarez remarcó que "la determinación de la memoria" es la que mueve a muchos familiares a "seguir buscando por las cunetas de Euskal Herria y de todo el Estado esos huesos que todavía están enterrados y a buscar esa justicia que todavía no nos es concedida".

Finalmente, remarcó que "no tenemos que doblar ni una vez la rodilla ante cualquier prohibición de cualquier homenaje" porque eso es para el colectivo Ahaztuak "defender la memoria histórica, democrática y antifascista de Euskal Herria y un futuro más democrático para todos". "Que nadie tenga que ver prohibido el homenajear a sus familiares porque hay un esquema democrático que en vez de avanzar está retrocediendo", concluyó.

Apoyo

Una vecina de Zarautz fue la siguiente en tomar la palabra, para denunciar los sucedido el pasado 27 de septiembre y calificar de "vergonzosa" la prohibición de un homenaje "a un asesinado por un dictador". Además, pidió a Antonia, madre de 'Txiki', que olvidase las "palabras soeces" que escuchó entonces y que guardase "el cariño de los ojos" de los vecinos del pueblo.

Previamente al acto, la parlamentaria de Aralar, Aintzane Ezenarro, en declaraciones a los periodistas, dijo no querer tomar protagonismo en el mismo pero insistió en que "todas las víctimas sin exclusión tienen derecho a la memoria", algo que consideró que "no es exclusivo de unas víctimas, como parece que quieren dar a entender alguno de los partidos políticos".

(Europa Press. 25 / 10 / 09)

sábado, octubre 24, 2009

UHP, SANGRE DE OCTUBRE


*A la memoria de Sebastián Alvarez García de diecisiete años, que un dia de Octubre de 1934 partió fusil en mano a defender y buscar sus sueños. Al igual que tantos otros nunca volvió.

Sebastían, a cuya memoria va dedicado este artículo, murió defendiendo las posiciones obreras situadas en La Corredoria, en Oviedo, frente a las tropas comandadas por el general López Ochoa que por orden del Gobierno de la II República habían sido enviadas a acabar con la insurrección que habia estallado en Asturias el día 4 del mísmo mes. Al igual que él miles de hombres y mujeres decidieron intentar aquel més de Octubre de hace 75 años tomar el cielo por asalto bajo la consigna UHP, ¡Unios, Hermanos Proletarios!.

No esta de más recordar desde la memoria histórica democrática y antifascista, donde la memoria de clase tiene un espacio más que relevante, la razón de dicha decisíón. Aquel 4 de Octubre de 1934 tuvo lugar en el estado español una huelga general para responder a la entrada de la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas) en el gobierno de la República, algo que por la creciente fascistización y voluntad golpista demostrada incluso publicamente por dicho partido era visto por los partidos y sindicatos de izquierdas como un ataque a la propia esencia del régimen republicano que en su constitución se declaraba como "una República de trabajadores de toda clase" y un claro intento de involución del propio régimen político. En la mayor parte de la peninsula la huelga es derrotada por diferentes motivos, logrando en el mejor de los casos como en diferentes zonas de Euskal Herria lanzar conatos insurrecccionales o hacerse con el poder por unas horas o incluso varios dias. En el caso de Asturias sin embargo UHP fue mucho más que una mera consigna al lograr la clase obrera asturiana demostrando su incontestable madurez, dar cuerpo a la llamada Alianza Obrera, donde se agruparon la práctica de la totalidad de partidos y sindicatos obreros -PSOE, PCE, BOC, UGT, CNT...- siendo además capaz de dotarse de una estrategia política, social y militar que permitió que la insurrección triunfase y se mantuviese. Esa misma madurez idologica, politica y organizativa será la que propicie en Asturias un evidente salto de calidad que fue capaz de convertir la insurrección en revolución social, en toma de poder por la clase obrera real y efectiva, afirmando claramente los insurrectos asturianos que su acción no tenia otro objetivo que: "...frente a la situación económico-política del régimen burgués, se impone la acción mancomunada de todos los sectores obreros con el exclusivo objeto de promover y llevar a cabo la revolución social" consituyendose asi en lo que ha sido hasta el dia de hoy la última experiencia europea de insurrección, toma de poder e inteno de construcción de una sociedad sin clases por parte de la clase obrera.

En nuestra Euskal Herria los sueños y las intenciones de una buena parte de la clase obrera vasco no eran muy diferentes y más allá de la pronta derrota de ellos y de la preparación y determinación para conseguirlos nos hablan las barricadas instaladas en Portugalete y los casi doscientos encausados del ese pueblo, los más de 400 detenidos en Bilbao, los hechos de Arrasate y Eibar, los enfrentamientos en Erandio y Lamiako, los ininterrupidos hallazgos durante los meses posteriores a la derrota de depositos de dinamita, de armas de fuego, de propaganda, de emisoras, las voladuras de los puentes en la zona minera, los bombardeos de Galdames... Todos esos deseos de emancipación derrotados pero absolutamente vigentes los encontraremos reflejados en la determinación ante los pelotones de ejecución de miles de fusilados por el franquismo, en las causas dictadas contra decenas de miles por ese régimen, en el mito del Octubre Rojo asturiano alentando la resistencia en el monte y la clandestinidad... La insurrección de Octubre, "la del 34", tal y como hemos escuchado referirse a ella con el cariño y la familiaridad de un sueño tantas veces acariciado a tantos viejos militantes obreros y antifascistas, marca un hito y una esperanza en la clase obrera asturiana y de todo el estado y es la luz roja que dicta a las clases dominantes la necesidad de arrancar de cuajo ambos y la memoria de la realidad que fueron, lo que intentarán hacer hasta el genicidio a partir del 18 de Julio de 1936.

En el atardecer del 18 de octubre de 1934 el dirigente minero asturiano Belarmino Tomás, cabeza visible del Tercer Comité Revolucionario Provincial, era el encargado de leer el comunicado que anunciaba el fin del movimiento revolucionario en Asturias. Lo hizo desde el balcón del Ayuntamiento de Langreo, sede del Comité, ante una multitud de obreros que abarrotaba la plaza y las calles próximas y que se mostraba contrario al cese de las hostilidades, multitud entre la que según reflejan diferentes testimonios «las mujeres provocaban a los hombres para que éstos no aceptasen ninguna clase de acuerdo con el ejército de la República». En su discurso, Belarmino Tomás se dirigia asi a las personas alli congregadas y por extensión a todos los insurrectos asturianos:

"La lucha no se ha planteado como las necesidades exigían. Existía y existe el temor de coger las armas, y este temor, por no llamarlo traición, es el que ha determinado precisamente el fracaso de nuestro movimiento, tan valientemente y con tanto heroísmo sostenido aquí por espacio de quince días pero ante esta situación no es posible seguir luchando por más tiempo con las armas en la mano.Sin embargo declaramos que la lucha entre el capital y el trabajo no ha terminado ni podrá terminar en tanto que los obreros y campesinos no sean dueños absolutos del Poder. El hecho de organizar la paz con nuestros enemigos no quiere decir que reneguemos de la lucha de clases. No. Lo que hoy hacemos es simplemente un alto en el camino, en el cual subsanaremos nuestros errores para no volver a caer en los mismos, procurando al mismo tiempo organizar nuestra segunda y próxima batalla, que debe culminar en el triunfo total de los explotados."

Tras la deposición de las armas por parte de los insurrectos la represión sería lanzada con toda su crudeza sobre la clase obrera asturiana, al igual que ya se venia abatiendo desde principios de ese mismo mes sobre la vasca, la catalana y la de los otros pueblos de la peninsula, culpables de haber querido hacer realidad su sueño de emancipación y de justicia social, culpables de haber hecho que "El Estado y la Revolución" de Lenin hubiese sido uno de los libros más leidos en el año 1933... Torturas indiscriminadas, ejecuciones en masa, violaciones, miles de detenidos y encarcelados, habilitación de barcos-prisión o de lugares como el Fuerte de Ezkaba para el encierro masivo de prisioneros...

Hoy 75 años despues de aquellos hechos desde Ahaztuak 1936-1977 queremos hacernos tambien eco de aquella sangre de Octubre, de una memoria que muy pocos -ni siquiera los que se dicen herederos de las siglas que encuadraban a aquellos que los protagonizaron- mencionan hoy en día y mucho menos reivindican. La memoria de Sebastían Alvarez o de Celestino Uriarte por mencionar a algunos. La memoria que fue en gran medida la impulsora de la victoria del Frente Popular el 16 de Febrero de 1936 tras la bandera de la amnistia para los miles de presos politicos encarcelados tras aquella insurreción, la memoria que alentaria al combate a miles de antifascistas tras el golpe del 18 de Julio de 1936.

Una memoria que como parte de la memoria historica dela clase obrera vasca, como parte de la memoria histórica democrática y antifascista de Euskal Herria y de los pueblos y clases populares de todo el estado muchos prefieren ignorar y hacer que se ignore. Una memoria que nos muestra que una vez la clase obrera fue capaz de tomar el poder. Que nos muestra que una vez la clase obrera fue capaz de ser poder. Porque nos dice que eso no es imposible si se alcanza la madurez ideológica, política, organizativa y estratégica necesaria para ello.

Y en ello la memoria de clase, la memoria histórica democrática y antifascista, juega un importante papel.

AHAZTUAK 1936-1977